.

¿Cómo afecta “lo que pensamos que somos” a lo que tenemos para dar?

Ram Dass

¿Cómo reduce el alcance de nuestra compasión la ilusión de que somos un "yo separado"? ¿Qué comprensión diferente de nuestro ser podría servir para nutrir y profundizar lo que tenemos para ofrecernos unos a otros?

Todos parecemos nacer en la experiencia de la separación. Durante la infancia, llegamos a distinguir entre "yo" y "otro". A medida que nos desarrollamos, ideamos un grupo complejo de ideas sobre quiénes somos, que es nuestro ego. Esto incluye nuestra identidad en una variedad de planos en los que funcionamos simultáneamente, como cuerpos, personalidades, ciudadanos y almas. Tenemos muchos roles que desempeñar en el transcurso de un solo día, cada uno de los cuales es funcional y ocupa sobre sí nuestra atención.

Trabajando una tarde ocupado en la clínica de salud mental, somos más conscientes de nuestra identidad profesional. Cuando llegamos a casa y vemos a los niños, somos más conscientes de nosotros mismos como padres. Luego llegan las noticias de la noche, y por un momento respondemos a la vida, digamos, como un liberal o un conservador. El teléfono suena, es nuestra madre; ahora somos hijos de alguien.  Pero ese modelo se desvanece lo suficientemente rápido mientras nos preparamos para acostarnos. Notamos que estamos envejeciendo, nos preguntamos sobre nuestra vida sexual y nos dormimos, tal vez anticipándonos a la tarea de mañana en la clínica.

Cientos de veces al día, cambiamos los disfraces para que se ajusten a los roles apropiados. Esta es la vida del yo separado, moviéndose a través del mundo del "otro".

En su mayor parte, este modelo "yo" o "ego", con sus atributos y roles individuales, nos sirve bien. Conserva nuestra integridad física y psicológica, brindándonos un sentido de continuidad a través del tiempo, dirigiendo y documentando el crecimiento personal. Cataloga experiencias pasadas, pone a disposición nuestras habilidades, ayuda a realizar un seguimiento de las capacidades y limitaciones.

Con frecuencia, disfrutamos de nuestra individualidad y sentido de singularidad. La libertad de definir quiénes somos es un desafío. A medida que adquirimos un cierto grado de ecuanimidad en la autoimagen, es mucho más probable que sintamos empatía por quienes nos rodean. Sabemos lo que es ser un "yo" que se mueve a través del mundo de los "otros". Cuando alguien se siente particularmente aislado o con dolor, no necesitamos mucha información para acudir en su ayuda.

Nuestra propia experiencia de un yo separado nos guía a una comprensión y apoyo apropiados.

Quizás haya paralelos más específicos de la experiencia. Nosotros también hemos pasado por un divorcio, hemos perdido a un ser querido, hemos luchado contra el alcoholismo o hemos experimentado una enfermedad debilitante. De este cuerpo de experiencias comunes nace mucho cariño. Como un yo separado, pasamos mucho tiempo tratando de llegar el uno al otro.

Sin embargo, es justo decir que la calidad de nuestra ayuda a veces se ve afectada por el control que nuestro sentido de separación puede tener sobre nosotros. Por muy feliz y saludable que podamos funcionar dentro de él, el grado en que nos consideramos entidades individuales y aisladas tiene consecuencias en la forma en que nos cuidamos unos a otros.

Identificarse con el yo separado, por muy funcional que sea a menudo, es hacer que este modelo de realidad sea más real para todos los demás. ¿Cuánto está ayudando esto y cuánto está obstaculizando?

Tal vez reconocemos la dificultad cuando vemos el problema de tener que ser siempre "alguien". Por eso, podemos decidir  dejarlo todo, convertirnos en modelos de humildad y aspirar al ideal del desinterés.

Lo menos que podemos hacer es reconocer o recordarnos que esto es parte de la situación de ser humano.

Todos debemos tratar con el condicionamiento. El sentido de nosotros mismos como separados es con lo que nos enfrentamos prácticamente todo el tiempo. Es nuestro “currículum”, y todos están inscriptos.

Recoleta, Buenos Aires
  • Facebook Social Icon