Resumen de la presentacion durante el 3er Congreso Nacional y 1ero Latinoamericano de Constelaciones Familiares 2018, Bs As, Argentina.                     

Dr Eduardo Szwarcer 

 

Las Constelaciones Familiares surgen de un conocimiento filosófico sistémico que permite tomar contacto con motivaciones profundas que perpetúan ciclos de enfermedades y sufrimientos; estas motivaciones se nutren de conexiones inconscientes que cada persona tiene con su familia en una o varias generaciones, así como con las personas que han sido afectivamente significativas. 

Constelar no es un  método psicoterapéutico, es fenomenológico, sistémico, ve las relaciones inconscientes de la memoria familiar y a lo largo de toda su historia; es una intervención que se acerca a la luz de un conflicto e intenta recuperar un orden excluido.

Se aplican actualmente en muy diversos campos, y en medicina también. Desde mi especialidad he visto notables procesos en pacientes que inicialmente consultaban por problemas médicos: infertilidad, pérdidas fetales repetitivas, enfermedades autoinmunes y oncológicas, entre otras. Esto motivó que me ocupara durante los últimos años de su uso en talleres o consultas de personas por Síntomas y/o Enfermedades,  como también dando cursos sobre este campo de las Constelaciones. 

Como médico, fue importante para mí reconocer que hay un campo amplio de aplicación para Constelaciones en Medicina, dado que:  

*Se ha demostrado que las intervenciones psicológicas pueden modificar la sobrevida  

Desde los años 70 se sabe por estudios bien diseñados y publicados en revistas de prestigio médico mundial, que las intervenciones psicológicas pueden modificar la sobrevida, aunque aún hacen falta resultados amplios concluyentes. En  esos estudios iniciales (Spiegel D el at) llevados a cabo inicialmente con mujeres con cáncer de mama avanzado con metástasis, comparando un grupo de pacientes que concurría a terapia de sostén y expresividad vs otro grupo control , se observó diferente respuesta endócrina y calidad de vida, y también diferente sobrevida, como consecuencia de esa intervención psicológica. Esto marca la importancia de incluir las intervenciones psicológicas, como parte de la oferta de tratamiento en enfermedades aún muy graves. 

 

La medicina tradicional enfoca su mirada en erradicar la enfermedad. Las constelaciones se han afianzado en numerosos países y en muchos ámbitos , sin embargo, en el ámbito médico somático y psiquiátrico son poco reconocidas, y menos aún aplicadas

El modelo de enfermedad que resulta financiado por pre pagas y obras sociales ha sido el biológico/mecánico, y la condición previa para lograr el pago de esos costos sigue siendo el resultado de los estudios clínicos controlados y basados en evidencia sobre la efectividad de lo que se considera médicamente un proceso curativo, que hoy día, incluye lo sanador.  

Y tan es así que hoy las revisiones de estudios clínicos controlados incluyen muy diversas técnicas como musicoterapia, meditación, yoga u otras en su análisis de beneficios, pero aunque estas propuestas pueden resultar beneficiosas, suelen no estar económicamente cubiertas. 

 

Las constelaciones se basan en modelos y estructuras de relación relevantes para la existencia así como sus modificaciones . Entre otras cosas, al incluir aspectos contextuales , estas formas de ayuda y acceso a los enfermos y su mundo, enriquecen su manera de acercarse a la enfermedad (y nuestra mirada médica) logrando así alcances mayores. En Constelaciones se considera la enfermedad como una función, y un intento de solución. La mirada se enfoca en la sanación, en la “autocuración”, ya que se trata de liberar fuerzas hacia la solución. Y esto se relaciona con el si a la vida (tomar a los padres), a reconocer lo que es, a soltar conductas relacionadas con el amor ciego, salir de implicaciones, fomentar recursos propios, cambiar la actitud frente al destino y frente a la muerte. Este trabajo, de gran potencialidad acorde a experiencias aisladas de investigadores en el área, merece por lo tanto expandirse y explorarse en profundidad. 

.  

**Que la Psiquiatría está en crisis.  

Otra área importante en que urge profundizar buscando un cambio es en el de la psiquiatría, donde las constelaciones, en relación a depresiones, trastornos de la personalidad, trastornos en el aprendizaje, e incluso en las esquizofrenias se muestran de gran interés. Este es un campo donde más se nota el fracaso de la atención, que es puesta mayormente en el uso de fármacos . Para poder recetarlos se han construido rótulos para un conjunto de síntomas como si fueran enfermedades reales. Los psiquiatras tratan de “ubicar o encasillar” a los pacientes “rotulados como enfermos”, y consecuentemente de darles fármacos. Según algunos estudios publicados, este enfoque ha llevado a medicar hasta al 25% de la población infantil de Estados Unidos, por ser catalogada como padeciendo el “Síndrome de Déficit de Atención”, y al uso masivo de antidepresivos en la población ( usados con frecuencia en personas mayores de 65 años, y actualmente también administrados a jóvenes y niños), de modo tal que ahora estos remedios son número uno en ventas en el mundo, superando incluso a los antiácidos, o los indicados para bajar el colesterol, o los antihipertensivos. 

 

Esto hizo que Estados Unidos fracasara en el intento de establecer como válido su “Manual de Diagnóstico Psiquiátrico” (DSM 5) al presentarlo en Gran Bretaña para su análisis. 

 

La Sociedad Británica de Psicólogos, que agrupa más de 50.000 profesionales, luego de revisarlo se expidió diciendo : “Esta Sociedad está preocupada por la potencialidad de que los clientes y el público general se vean perjudicados por el uso continuo de fármacos para sus respuestas normales y naturales a sus experiencias; respuestas que es concebible que tengan consecuencias distresantes, y que demanden ayuda, pero que no reflejan enfermedad, tanto como expresan variación individual normal”. “Este sistema diagnóstico no conforma el criterio de adecuado diagnóstico médico”. Identifica gente con dificultades, pero no conforma el criterio para categorizar demandado por un campo de la ciencia médica ( salvo en muy pocas excepciones,  como por ejemplo la demencia). Nos preocupa que sistemas como este se basen en identificar problemas como si estuvieran ubicados “dentro” de los individuos. Con esto se pierde el contexto relacional y la innegable causa social de muchos problemas.  

Además ha generado un gasto monstruoso en medicación para la población y las obras sociales y prepagas, amén de un número elevado de muertes y suicidios acorde a publicaciones recientes. 

 

Es por estos motivos que creo que se justifica expandir el empleo de las constelaciones en el área médica. 

Recoleta, Buenos Aires
  • Facebook Social Icon