La Pobreza del Pensamiento

Bert Hellinger

Cuándo se empobrecen los pensamientos? Cuando les falta vida y amor. Así es poco lo que pueden mover. Eso también vale para muchos pensamientos acerca de los viajes interiores. Para aquellos que caminan por esa senda, esos pensamientos sobran. Qué pensamientos podrían compararse con las experiencias que pasamos caminando hacia adentro con vida y con amor?

 

En esas experiencias evaluamos nuestro pensamientos. Pero evaluamos también los pensamientos de muchos maestros de la sabiduría, que se han hecho maestros a través de ese camino. Los ponemos a prueba y evaluamos su efecto, el efecto para la vida y el amor.

Qué nos detiene en nuestros viajes interiores a veces? Son los pensamientos los que obstaculizan el camino de la vida y del amor. Por ejemplo, pensamientos acerca de lo que está bien o mal, o lo que es mejor o peor. En ese momento perdemos nuestro recogimiento. Nos detenemos, e incluso retrocedemos.

Por el contrario, aquellos pensamientos que nos llevan a asentir a otros, sirven para nuestro recogimiento, que de esta forma se hace más fuerte. Nos conducen y nos llevan adelante con nuestros viajes interiores.

También muchos pensamientos religiosos parecen extrañamente pálidos. Por ejemplo, los pensamientos sobre el pecado, la expiación y la culpa, sobre ser elegido o sobre la maldición, la salvación o la desgracia, y sobre el cielo y la tierra. Se oponen a la vida y al amor. Separan antes que unen.

Cómo nos protegemos de esos pensamientos? Amando a aquellos que tienen esos pensamientos y los proclaman. Los amamos independientemente de sus pensamientos y ese amor nos purifica de sus pensamientos.

Cómo nos comportamos si nosotros también seguimos teniendo esos pensamientos? De la misma forma. Nos amamos a nosotros mismos, incluso con esos pensamientos y a través de eses amor llegamos a sintonizar con un movimiento del espíritu, que nos purifica de esos pensamientos, porque mira por encima de ellos y los deja atrás.

¿Cómo protegemos a los demás de la pobreza de nuestros pensamientos? Permanecemos, en nuestros viajes interiores, puros, en aquello que nos da recogimiento y regresamos con otros seres humanos, ya centrados. ¿Cómo? Sin pensamientos